El mal tiempo y la creciente demanda disparan el precio de tu marisco