La nieve baña Cantabria: los drones vuelan la ciudad para protegerla del temporal