París, Londres y Berlín toman medidas para afrontar la ola de calor que 'asfixia' Europa