No, no es cosa tuya: las olas de calor nos hacen pensar más lento y peor