El frío está frenando la plaga de las procesionarias