Tras las lluvias, por fin los embalses gallegos abren sus compuertas