Una playa gallega precintada por los avisos y las borrascas, pero la gente hace caso omiso