Totalmente congelado: así ha amanecido el río Delaware, en Pensilvania