El tiempo no acompaña: el verano ha comenzado con menos turistas de lo esperado