Este invierno se multiplica el número de virus en el ambiente por culpa de la sequía