Las rachas de hasta 100 km/h hacen imposible pasear por San Sebastián