Las bandejas de los aeropuertos son un riesgo para la salud pública mundial: un estudio lo explica