Los cielos nublados y las continuas lluvias provocan déficit de Vitamina D