Con un rollo muy playero y un salón ideal para la meditación: el interior de la casa de Indhira Kalvani