Altar de pelucas y zapatos de plataformas: nos colamos en el interior de la casa de Mahi Masegosa