¡99% dolor! Nos reventamos la cara con pinzas