Agua clorada, agua salada o agua dulce: cuál es la mejor opción para el verano