Ahorran más de 900 euros para ver a su equipo favorito y su hijo de dos años destruye los billetes con la trituradora