Empuja a su hijo de siete años, que estaba jugando de portero, y lo tira al suelo para que pare un gol