La Federación Madrileña de Fútbol realiza cerca de 5000 electrocardiogramas y detecta seis casos susceptibles de muerte súbita