Mejor que el niño de "¡un palo!": le regala el stick de hockey y reacciona de una forma asombrosa