Milou, de dos años, espera a su padre en la meta de la maratón de Amsterdam para darle el beso más tierno