El Pamplona cadete da una lección al árbitro: les concede un libre indirecto injusto y devuelven la pelota al rival