Puede ser el mejor truco de la historia: pasa de un skate a otro tras dar una vuelta en el aire