Supera un cáncer con 15 años, ficha por un equipo de fútbol profesional y se convierte en su goleador más joven