Viaja desde Bolivia hasta Miami para ver a su ídolo, Del Potro, y se lleva el mejor regalo de su vida