Una pareja de ancianos dona toda su herencia a las categorías inferiores del club del que son socios vitalicios