"Mi padre no tiene dinero y se las arregla para pagarme unas botas y el autobús", la aplaudida arenga de un portero d 15 años