Una pelea entre dos banquillos en un partido juvenil termina en una agresión a un portero de 15 años