En plena convulsión política, el béisbol como vía de escape para los niños de Venezuela