La épica celebración del único gol de un equipo de niños de 13 años que sobrevivió al terremoto de Nepal en la Donosti Cup