Del patio del colegio, a la competición: el torneo de pilla-pilla profesional con el que vas a flipar