Los niños lo tienen claro: el deporte base se llena de pasillos al campeón mientras en Primera podría no haberlo