Dos equipos femeninos tienen que unirse para poder jugar al fútbol americano en Brasil