Un gimnasio regala el acceso de por vida a un niño refugiado que se quedó mirando a los deportistas desde la calle