De hacer malabares en los pasos de cebra para poder comer, a fichar por el Club Guaraní