Con 21 años, paga la hipoteca de sus padres con su primer contrato como jugador de béisbol profesional