Con solo cinco años, mete la pelota en el hoyo con un increíble golpe pero no se da cuenta por su baja estatura