Un jugador de 14 años marca uno de los goles más rápidos de la historia del fútbol