Las jugadoras de un equipo de baloncesto sub15 prestan sus zapatillas a sus rivales para que puedan debutar en un torneo