Un niño de cuatro años se lleva la mayor sorpresa de su vida al abrir la puerta de su casa a David Luiz