Con una mano, desde su campo y sobre la bocina: el canastón de un jugador de 17 años