Niños de siete años se rapan el pelo para apoyar a un compañero de su equipo de rugby que tiene cáncer