Su ídolo le ofrece una de sus zapatillas a cambio del trozo de pizza que se está comiendo, pero el pequeño se queda con ambas cosas