Un niño de 10 años, a punto de quedarse ciego por un tumor cerebral, sueña con conocer a Tévez