Su equipo de fútbol lo echó tras quedarse ciego con siete años y un año después Mikey entrena con la selección inglesa