¡No se rinde! Con cuatro años, se cae mil veces hasta lograr el ejercicio gracias al amor de su padre