El ritual de belleza de Tobi, el brilli-perrito de Noemí