El primer puré del bebé de La Rebe: Papilla de morcilla