Brilli-tortilla, ¡a lo Salazar!